Sobre Nosotros

gruppo

El Laboratorio Federici

nació en Bolonia en el 1905. Oreste Federici, en la foto al lado, el primer hombre a la izquierda, fue el primer propietario de la tienda que aún conserva su nombre. Federici estaba dotado de gran habilidad en la práctica del diseño ornamental y el tallado de la madera. Dedicó gran parte de su vida al estudio de los marcos antiguos diseñando y reproduciendo marcos a través de la observación de los modelos originales que se encuentran en los museos estatales italianos. Dejó a sus alumnos una vasta producción de dibujos y de modelos tallados que constituyen un patrimonio de estudio muy importante.

Desde este patrimonio han empezado sus estudios los propietarios posteriores, enriqueciéndolo y actualizándolo con nuevos modelos. Entre los trabajos más notables hechos por Oreste Federici están los marcos hechos para Vittorio Emanuele Rey de Italia.

Después de la muerte de Oreste Federici, en el 1956, Alberto Zaniboni se convirtió en el nuevo propietario del taller. Ya con cincuenta años, y con una gran experiencia en el campo del diseño y del tallado realizó varios trabajos muy importantes entre los cuales se encuentra un marco Emiliano del siglo XVI para enmarcar Raffaello, encargado por el British Museum de Londres en 1960. Realizó tres marcos tallados y dorados para el Kunsthistorisches de Viena, encargados en los años “70”. Ha realizado enormes marcos al estilo veneciano y Bolonese para muchas familias nobles italiana y para industriales de todo el país.

Fue muy paciente y dedicó mucho tiempo a la enseñanza de su arte a sus estudiantes, prestando especial atención al siglo XVII y al siglo XVIII veneciano y Emiliano.

En el 1982 es Antonio Gurrieri a conducir el Laboratorio Federici. Por su especialización en la práctica del tallado y el dorado con láminas de oro, le vienen encargadas obras monumentales; entre ellas: el dorado del techo del “Palacio de la Cultura de Argelia”, por encargo directo del gobierno en el 1983. En el 1984 realiza la decoración del Gran Portal de la Residencia del Rey Hussein de Jordania. En el año 1991 realiza el dorado de todos los muebles del yate que pertenece al Rey de Brunei. Su trabajo más importante fue la participación en la expansión del Museo estatal de Berlín durante la caída del Muro, enmarcando veinte pinturas famosas, incluyendo Batoni y Masolino. La obra duró más de 11 años y terminó a principios del 2001, año en el que su hijo Massimiliano Gurrieri se hace cargo de la nueva dirección del Laboratorio Federici.

 

En el 1999 Massimiliano Gurrieri, foto al lado, obtiene el encargo prestigioso de dirigir el Taller. El padre se jubila dejando la difícil tarea de realizar un enorme marco tallado, dorado en oro y lacado; continente siete pinturas de Sebastiano Ricci para el Museo Estatal de Berlín (Statliche Museen). Se tratava de un marco esculpido a mano, largo siete metros por tres, (el originale se perdió durante la segunda guerra mundial). En el 2000 realiza siempre para el Museo de Berlín un marco emiliano del siglo XVII para una pintura de Prospero Fontana . En el mismo año el Metropolitan Museum le encarga un marco romano del siglo XVIII para “Il Gonfalone” de Artemisia Gentileschi. En el 2003 el Patriarca di Venecia le encarga de realizar treinta marcos ovalados al estilo veneciano para treinta pinturas que representaban los Patriarcas anteriores de la ciudad. Desde el 1999 Massimiliano Gurrieri se ha empeñado, junto a su grupo de alumnos, a la reproducción de marcos antiguos para importantes galerías de arte y clientela privada provenientes de todo el mundo.